miércoles, septiembre 14, 2005

Terra Mítica, crónica subjetiva.

El sábado cogimos a mi prole y nos dispusimos a pasar el día en Terra Mítica, aprovechando que nos quedaba cerquita (Benidorm). Yo ya había ido el año en que lo abrieron y me gustó, pero muchas de las atracciones y espectáculos aún no funcionaban, así que me apetecía repetir ahora que está todo abierto y que han estrenado alguna que otra atracción, y sobre todo me apetecía que lo vieran los niños.
Lo primero que he de decir y que precisamente me gustó de Terra Mítica es que NO es un parque de atracciones, aviso, es un parque temático. Hay atracciones, por supuesto, porque es lo que más gente atrae y de hecho nos lo venden como un gigantesco parque de atracciones, pero no lo es.
A ver cómo explico lo que opino de este parque, que no es fácil. Lo primero que hay que decir es que es bonito, la decoración de cada zona está bastante acorde con la cultura que representa, la música, las animaciones de actores por la calle son bastante entretenidas, y algunos espectáculos son realmente buenos (especialmente la historia de Barbarroja que se representa en Iberia, la toma de un pueblo español por una banda de piratas con su barco enorme y todo). Pero la segunda impresión que me deja es la de una especie de "quiero y no puedo".
Terra Mítica está plagado de restaurantes, bares y sobre todo tiendas de souvenirs, en lugar de cosas para ver. Está concebido básicamente para que te dejes la pasta allí, más que para que disfrutes de un día de parque, y uno tiene la impresión de haberse dejado 33 € por entrada para tener la oportunidad de seguir gastando una vez dentro. Evidentemente esa es la finalidad de cualquier invento de este tipo, pero uno espera que se lo pongan bonito, que le den vaselina para que no duela, que te diviertas tanto que no te importe pagar lo que sea. Pero por ejemplo, no hay zonas acondicionadas para sacar la fiambrera y comer de picnic, no puedes olvidar en ningún momento que tú estás allí para dejarte los cuartos. Y oye, a una le gusta que la engañen, que le hagan creer que todo está montado para que tú lo disfrutes y que el dinero es lo de menos. Como cuando pagas una barra libre y luego te tomas dos cubatas, te dejan limpio pero tú tienes esa agradable e infantil sensación de que bebes gratis solo porque no pagas la consumición. Me pillais, verdad?
En cuanto a la distribución del parque, en cada zona puede haber 3 ó 4 atracciones (una "dura" y dos chorraditas suaves), un restaurante asequible tipo hamburguesería, otro más lujoso, y otras 3 ó 4 tiendas de regalos si no más. En los folletos y en la web aconsejan visitar el parque dos días para disfrutarlo plenamente (o una semana, no te jode), pero lo cierto es que en unas horitas ya está todo visto. El resto del tiempo se va en hacer cola para las atracciones.
Y mira que a mí me van las emociones fuertes, de las de ponerse cabeza abajo o bajar a velocidad de vértigo, pero de esas atracciones hay cuatro, de las cuales una de ellas dura 35 segundos exactos y la otra es una caida libre (ponle cuatro segundos). Y haces hasta una hora de cola para eso. Luego te quedan un par de chorraditas para toda la familia, descensos en rápidos, paseos en barco y poco más, o sea que las atracciones insisto en que no son su fuerte.
La pena es que en el resto de puesta en escena se podían haber lucido un poco más, que no costaba tanto cuidar los detalles . Vale que los paseos son bonitos y arbolados y acordes con la zona en cuestión, pero cosas del tipo papeleras metálicas modernas por todas partes en lugar de disfrazarlas de la época estropean bastante el efecto. No te permiten tener la sensación de haberte transportado en el tiempo (jo, eso estuvo mejor conseguido en el castillo de Lorca, para los que vinisteis a la Ram de Mazarrón).
Al parecer el parque está teniendo pérdidas por todas partes, y es posible que no esté abierto muchos años más. Cuesta creerlo al ver los ríos de gente que entra, pero lo entiendes mejor cuando intentas calcular los gastos de semejante instalaciones. Creo que el fallo es que se han quedado a medio camino de las dos cosas: no es exactamente un parque de atracciones, pero tampoco han clavado el ambiente que pretendían, supongo que porque no pueden permitirse detalles que no les van a reportar beneficios. Si hasta una de las nuevas atracciones cuesta 5 € después de haber pagado el precio de la entrada... Se nota que ya no saben de dónde sacar más pasta.
Menos mal que a mí me sacaron poca, las entradas me las regalaron y a medio día cayó un bocata. Si llega a costarme la fiesta los 250 ó 300 € que hubiera sido lo suyo, no estaría hablando tan tranquila de los defectos de Terra Mítica, estaría cabreada como un mono :)
A pesar de todo, fue un día estupendo y lo pasamos muy bien, pero uno no puede evitar sentirse un poco decepcionado. Un consejo final a los que piensen ir próximamente: pedid el mapa y el horario de espectáculos en vivo, disfrutad de todos los que tengais tiempo material para ver (a las 11:00 en Roma, a las 11:30 en Egipto...), y dejad las atracciones para el final. Durante la última hora yo monté 5 veces seguidas en el Synkope porque ya no hay colas, y merece la pena esperar. Si no ves los espectáculos, entonces sí que has pagado para nada.

3 comentarios:

Chr Chk dijo...

Pos cuando vayas a Port Aventura, prevee coger el último tren que pase por la noche a última hora. Resulta que no existe.. y 40 personas más y tú no os habéis enterado.. y os quedáis tirados en Tarragona sin poder volver a BCN... ais.. putos parques temáticos...

infopoeta dijo...

Pues la verdad que tal como lo pintas, cualquiera va :-S

Fantine dijo...

Yo es que soy un pocito fanática de las atracciones, y cuando estuve en Port Aventura pasé kilos de los espectáculos y me monté 13 veces en el Dragon Khan.

Mi consejo para este tipo de sitios es hacer el recorrido a contracorriente. Si empiezas por el sitio mas alejado de la puerta, disfrutarás de sus atracciones sin gente :D