jueves, febrero 23, 2006

Huyhuyhuy

Antes de que se me olvide, que sigo sin fumar.
Y una vez superada la fase llorodepresiva que no me dejaba comer ni dormir, empiezo a experimentar otro tipo de cosas más acordes con mi condición de ex-fumadora, como por ejemplo que estoy comiendo como un animal de bellota.
Vamos a ver, Almu, que no pasa nada porque cojas unos kilitos que al fin y al cabo te venían bien, pero es que llevas ya casi 3 kilos, y o paras el carro o no le veo buen final a esto. Sí, esa presión que ahora notas al final de la espalda cuando caminas se llama culo.
Pero es que ya no fumo, no bebo, no tomo café, limito los dulces. Ésta no soy yo, es un ente maligno que se ha apoderado de mi y cualquier día me pone a hacer tai-chi.
Mierda, yo que esperaba una vejez como la de Marisa de "Aquí no hay quien viva", y me estoy convirtiendo en Jane Fonda...

6 comentarios:

Imperator dijo...

Ya le gustaría a Jane Fonda.

Julia dijo...

Ánimo, que lo peor ya ha pasado.
Y mientras no te conviertas en Marujilla Díaz ó Carmen de Mairena, no hay de qué preocuparse.

Fantine dijo...

Seguro que estas tan buenorra como siempre ;)

Y ánimo guapetona, que eres la mejor

Chr Chk dijo...

Pues Jane Fonda tiene un polvo.. en cambio.. la de Aquí no hay quién viva... ehm... Pero vamos, que ni Jane Fonda puede hacerte sombra!

Lumen Dei dijo...

Lo del cul·lo no tiene ningún problema, con lo que te ahorras en tabaco te puedes pagar un proctoterapeuta que te lo mantenga terso y ebúrneo.

Hari Seldon dijo...

¿Ya te han contado que a los hombres tiende a gustarnos pillar algo más de chicha que lo que el modelo-femenino-pasarela tiende a parecer demostrar? ;-D