viernes, diciembre 15, 2006

Marchando una de madre babas.

Mi hija pequeña me ha dado una noticia al llegar a casa. Para poneros en antecedentes, ella tiene muy claro desde siempre que va a ser psicóloga, y que va a conseguir una Erasmus para irse Alemania a beber de las fuentes de los padres de la psicología, y para ello va a empezar alemán en la escuela de idiomas el próximo curso, y blablabla. No me cabe duda de que lo va a a conseguir, porque tiene constancia y capacidad de trabajo para eso y para más.
Cada comienzo de curso sus profes nuevos se llevan una sorpresa, porque con las pintas de satánica que lleva, hace pensar "ya me ha tocado otra subnormal que me va a dar el año". Luego descubren que es una estudiante nata que no se conforma con un diez si puede sacar una matrícula, y la mayoría de sus profes le cogen cariño enseguida porque a veces es la única que les escucha en clase y toma apuntes mientras los demás queman las mesas con el cigarro. En ese aspecto es como mi hija mayor, Ana, la dibujante, y es un gordo de la lotería el que te toquen unas hijas así (cuidado, no piseis el chorro de baba que acabo de soltar).

Hoy al llegar a casa Raquel estaba muy nerviosa, alteradísima, y cuando he conseguido que deje de tartamudear me dice que sus profesores, que la conocen bien, le han concedido una de las cuatro plazas que hay en todo el instituto para ir de intercambio a Alemania este verano. La cuestión es que esas plazas son en principio sólo para bachilleres, y ella está en cuarto de la ESO, así que es un privilegio enorme el que le han concedido, porque los estudiantes mayores se dan hostias por pillar una plaza. Pero los profes han elegido a mi niña.

Sólo tiene 15 años y nunca ha salido de casa, y yo soy gilipollas y tengo miedo. Pero las bragas se me han caído al suelo de orgullo. Sólo la madre de Freddy Mercury puede entender cómo me siento hoy al mirar a mi hija.

7 comentarios:

Txema dijo...

Enhorabuena enhorabuena

Fantine dijo...

Si es que de tal palo .... Me alegro mucho por ambas ;)

Imperator dijo...

Desde aquel "Las góticas pasamos calor en verano y las zorras pasáis frío en invierno" sabía yo que tu chica apuntaba buenas maneras.

Va a ir a Alemania y se los va a comer. Pocas veces en nuestras vidas tenemos una ocasión tan legítima de sentir orgullo. Revuélcate en ella.

Rapunzell dijo...

Yo, que en mi adolescencia anduve... cómo decirlo... escasa de recursos económicos, tuve en los intercambios juveniles las mejores experiencias de esa época.

Espabilas, conoces gente y ves mundo, de una manera que no es fácilmente repetible viajando de otro modo. Se lo va a pasar fenómeno, verás... :)

Anónimo dijo...

Estoy de acuerdo con Rapun. Además, me hace gracia porque la primera vez que salí de casa fue para irme de intercambio a Alemania (concretamente a Frankfurt) cuando tenía 15 años. También iba con compañeros del instituto y lo pasé genial.

Me tocó una familia genial, aunque las dos chicas de la casa eran bastante mayores que yo (a esa edad se nota mucho). Ellas igual se aburirían un poco, pero para mi fue toda una experiencia.

Enhorabuena y disfruta!

rossie dijo...

vaya, quería poner el nombre y se me ha pasado. Que la de arriba es rossie, o sea, yo :)

oniric dijo...

¡¡¡Vaya premiazo!!! me alegro muchísimo por ella y por su mami. Que todo siga bien aunque me des envidia: que si colchón de látex, que si nevera de dos puertas, que si premio en la lotería... Grrrr.
Bueno,¡ ¡que a mí tampoco me va mal!! :D
Oniric